La inauguración de TIEMPO fue una fiesta. Nos acompañó el tiempo, una tarde cálida de domingo de invierno que aún no se decide a ser primavera, vino, chocolate, reencuentros, celebración.