Hay convocatorias que son esperadas, y la del Concurso Nacional de Artesanías del Fondo Nacional de las Artes es una de ellas, por su carácter nacional, por la variedad de rubros y por el hecho de ser organizada por el FNA.

Desde hace unos años, la joyería contemporánea participa cada vez más frecuentemente de la convocatoria a través del trabajo de sus creadores. Según reza el objetivo de la convocatoria, está dirigida a “artesanos residentes en el país y los extranjeros que habiten legalmente el suelo argentino, mayores de 18 años” y “las piezas presentadas deberán ser objetos elaborados manualmente en forma individual, familiar o por comunidades de pueblos originarios y que mediante la transformación de la materia prima, con la ayuda de recursos instrumentales y el dominio de técnicas específicas de su oficio, expresen un criterio estético/funcional con valor cultural”. La mirada del jurado destaca la perfección artesanal, y los rubros, que son muchos, se dividen en tres categorías: tradicional, proyección y contemporánea.

En este y otros concursos (Berazategui, Museo José Hernández) la joyería contemporánea no tiene un espacio propio: las piezas de los creadores de joyería contemporánea serán clasificadas de acuerdo al material con que estén hechas, o de acuerdo al criterio que el jurado considere que es el más apropiado en relación a las bases del concurso. Esto tiene un sentido: es un concurso nacional de artesanías, y la artesanía tiene hoy, elaborada por los propios artesanos, una serie de requisitos hasta hoy inclaudicables que la joyería contemporánea muchas veces no cumple. La joyería contemporánea tiene otras reglas.

Aún así, muchas piezas de joyería contemporánea sí están en condiciones de participar de esta y otras convocatorias, lo hacen, y logran destacar. Tanto el año pasado como este, la presencia de integrantes de JA, de alumnos de los talleres de integrantes de JA y de otros joyeros contemporáneos ha sido más que relevante, tanto en número como en distinciones.

Por ese motivo, hoy les mostramos las piezas de los colegas creadores de joyería contemporánea de JA y de alumnos de los talleres que están presentes en el FNA este año. Piezas que pueden ser apreciadas por su interés artesanal, por su búsqueda conceptual, por su materialidad, por su atrevimiento, por su investigación estética, por su desarrollo funcional…