A pocos días del lanzamiento de la convocatoria al III concurso de joyería contemporánea “Abran Cancha”, compartimos con ustedes la primera de una serie de reflexiones sobre las Bienales Latinoamericanas, su sentido y perspectivas.

Hoy: Fabiana Gadano*

Reflexiones sobre la bienal

En puertas de la III Bienal Latinoamericana de Joyería Contemporánea organizada por Joyeros Argentinos -y considerando que las anteriores se superaron correlativamente en asistentes, eventos y exposiciones- se renueva la oportunidad de reflexionar, en el marco de un espacio específico, sobre esta práctica y sus sentidos.

En un mundo habitan muchos mundos. Innumerables redes de sentido creadas mediante símbolos con significados que suponemos medianamente acordados. La joyería contemporánea es uno de esos mundos. En este caso, el recorte latinoamericano de la Bienal pone la lupa en el poder creativo del entendimiento y sus derivas productivas, que se enriquecen especialmente en la multiplicidad de condiciones regionales. Distintos modos de hacer expresan los temas que nos convocan, se encuentran y pueden potenciarse en proyectos conjuntos.

Más allá de las líneas geográficas que dibujan fronteras, la joyería contemporánea como expresión artística impulsa el desarrollo de nuevas experiencias estéticas. Mostrar lo que tenemos en común, lo que nos ocupa y desvela, se convierte en una fortaleza de la expresión artística, donde no existen fronteras mentales. Y es en esa fortaleza donde se esfuman los límites físicos porque el arte hace visible lo invisible, denota lo que habitualmente pasa desapercibido y tiene la maravillosa capacidad de hacer que miremos, pensemos y percibamos, extrapolando experiencias y generando colectivos.

En este paso entre lo público y lo privado, se establece una relación liminar, entendida como umbral entre un estado íntimo de introspección y uno externo de interacción.

La joya, con sus bordes inestables y dinámicos, sutura y acerca partes. Es refugio que crea micro-mundos particulares y abre puertas que desdeñan mapas o lenguas. Es objeto poético, que al replegarse sobre sí mismo, se concentra en el modo en que se expresa: es lo que dice y simultáneamente cómo lo dice.

Como realizadores esperamos que nuestra joya establezca conexiones y despierte el deseo de ser poseída en un cuerpo vivo. Porque su sentido se completa al ser exhibida, portada. El mostrarla es pleno ejercicio de comunicación. 
En la intimidad de la pequeña escala, la joya establece una relación personal con lo corporal. Una conexión que para el espectador se tiende a través de la mirada y para el portador por medio del tacto y de la asociación emocional. Como sea, se crean versiones metafóricas de mundos que se expresan subjetivamente según cada realizador y se interpretan de muchas otras según cada intérprete. En esos desfases se aloja un fenómeno activo y parcialmente indeterminado que abre un abanico de infinitas ideas. 
La joya necesita materialidad para darse a conocer, para contar con un registro de su existencia. El diálogo y las consiguientes transformaciones que cada realizador establezca con la materia ya sea por medios manuales, mecánicos o digitales, serán claves para lograr un objeto extraordinario, fuera de lo cotidiano.

La joya contemporánea es expresión artística y el portarla, experiencia que se comparte. ¿Qué más deseable que suene y resuene multiplicada por los ecos que despierten sus asociaciones amplificadas en alianzas locales y regionales?

Fabiana Gadano

Fuentes:

Broadhead, C. (2010). “Formas de ver lo que no está presente. El cuerpo como campo de experimentación: interacción entre joya, portador y espectador” en Gray Area Gris. Joyería contemporánea y diversidad cultural. (pp 33-40). México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Gaspar Mallol, M. (2010). “Versiones: Fragmentos de una conferencia sobre Joyería Contemporánea” en Gray Area Gris. Joyería contemporánea y diversidad cultural. (pp 73-80). México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Goodman, N. (2013). Maneras de hacer mundos. Madrid: La balsa de la medusa.

Slemmons, K. (2018). Collective presence. Residencia en Taller Arte Papel en Oaxaca, México. https://www.youtube.com/watch?v=RQlzq3EN-T0 (1/9/2019).

Springer, J. M. (2010). “El simposio Area Gris” en Gray Area Gris. Joyería contemporánea y diversidad cultural. (pp 14-19). México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Van Kouswijk, M. (2010). “Materia gris: sin cerebro no hay ganancia” en Gray Area Gris. Joyería contemporánea y diversidad cultural. (pp 25-32). México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

*Fabiana Gadano es Diseñadora Industrial, UNLP y estudiante avanzada de Licenciatura en Curaduría de Artes, UNA. Desarrolla su actividad profesional como joyera contemporánea. En ese campo realiza talleres, exposiciones, clínicas y seguimientos de proyectos. Fue jurado de premiación de las Bienales Latinoamericanas I y II. Ha desarrollado colecciones con materiales reciclados, con las que obtuvo distinciones en el país y en el exterior, entre ellas la posibilidad de exponer en el New York Museum of Arts and Design y en Fondazione Cominelli de Italia.