La inauguración fue una fiesta,  aún cuando el tiempo había decidido acompañarnos con una lluvia torrencial precisamente cuando todo comenzaba. Nada amilanó a las decenas de personas que se acercaron a disfrutar con nosotros de la apertura de la muestra.

Una mención más que especial merecen nuestros amigos de Tiegel Chocolatier, que nos acompañaron una vez más de la mejor manera: con el más rico chocolate.